pérdida de apetito en personas mayores

¿Cómo tratar la pérdida de apetito en personas mayores?

La pérdida de apetito en las personas mayores, también conocida como hiporexia, surge de forma paulatina a medida que cumplen años. Aunque no se puede considerar una enfermedad en sí misma, es preciso prevenir las posibles carencias nutritivas para evitar alteraciones en la salud de los ancianos.

La disminución de la ingesta de alimentos puede provoca pérdida de peso, eleva el riesgo de malnutrición y de infecciones, así como otras alteraciones. Por este motivo, es importante actuar desde el primer momento en que se observa una falta de apetito en los ancianos. Prevenir la malnutrición en las personas mayores es sencillo, pues tan solo se requieren unas sencillas técnicas fáciles de poner en práctica.

Causas de la falta de apetito en los ancianos

La pérdida de apetito en las personas mayores puede estar motivada por diferentes causas. En primer lugar, debemos distinguir la falta de apetito temporal de la inapetencia permanente o hiporexia. La primera puede producirse por una enfermedad pasajera, depresión, ansiedad, efectos secundarios de un fármaco o durante un postoperatorio, por ejemplo. En este caso, una vez superada la causa que produce la falta de apetito, la situación vuelve a la normalidad por sí sola.

Sin embargo, en ocasiones se produce una pérdida progresiva del apetito en las personas mayores sin una causa aparente. Cuando los ancianos reducen cada vez más su ingesta de alimentos de una forma persistente no asociada a factores externos, existe un riesgo de malnutrición y de carencias nutritivas. Ante esta situación, se debe actuar cuanto antes para prevenir consecuencias en la salud y en la calidad de vida de la persona.

Por lo general, las personas mayores no necesitan ingerir tantas calorías ya que su actividad física disminuye. No obstante, es importante que los alimentos que toman aporten todos los nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento de su organismo. En caso contrario, la situación puede derivar en una malnutrición que, a su vez, puede acarrear otras complicaciones.

Otra de las causas de la falta de apetito en los ancianos puede ser de tipo psicológico. Puede estar relacionada con una depresión o ser consecuencia de un aislamiento social debido a un ingreso hospitalario o a otras circunstancias, como la soledad, la muerte de un ser querido, el cambio de hogar, el ingreso en una residencia o la falta de actividades que le motiven.

¿Qué hacer ante la pérdida de apetito en los ancianos?

Muchas veces escuchamos decir que las personas mayores son como niños. Y, en cierto sentido, es así. Esto no significa que haya que reñirles para que coman o tratarlos como si fueran bebés. Con una buena dosis de paciencia y teniendo en cuenta sus circunstancias debemos inducirles a comer las cantidades necesarias para mantener su salud.

¿Cómo se puede hacer esto sin que los ancianos se sientan presionados o abrumados? Lo primero que debemos tener presente es que las personas mayores con poco apetito se mostrarán más dispuestas a tomar pequeñas cantidades de alimento repartidas en 5 o más tomas a lo largo del día.

Fraccionando las ingestas e incluyendo en su dieta alimentos fáciles de masticar y muy nutritivos prevenimos la saciedad precoz y nos aseguramos de que se ingieren los nutrientes necesarios.

Cómo motivar el apetito en las personas mayores

Además de vigilar la cantidad de nutrientes y de fraccionar las comidas en pequeñas tomas, es recomendable seguir los consejos que os damos a continuación. Son técnicas muy sencillas de poner en práctica y muy útiles para prevenir la malnutrición en personas mayores.

1. Prestar atención a sus preferencias

Ante la falta de apetito en los ancianos, conviene tener presentes sus gustos y preferencias para incluir estos alimentos en su dieta.  Incluso se los podemos ofrecer aunque sea fuera del horario habitual de las comidas. Como ya hemos comentado, conviene dividir la ingesta de alimentos en 5 o más veces al día.

2. Incluir alimentos variados en nutrientes

Los alimentos que, en poca cantidad, aporten mucha energía y nutrientes variados son los más aconsejados para prevenir la pérdida de apetito en las personas mayores. Atendiendo a sus gustos, se puede mezclar yogur con fruta batida y frutos secos troceados, añadir algo de pollo, pescado o huevo a los purés o preparar guisos con legumbres, verduras y pequeñas albóndigas de carne picada.

3. Evitar alimentos poco energéticos

Si un anciano tiene poco apetito y le ofrecemos un primer plato a base de ensalada o caldo con unos pocos fideos, es probable que se sacie y no quiera tomar la carne o el pescado de segundo. Como las proteínas de estos alimentos son muy necesarias, podemos invertir el orden de los platos, dejando el caldo o la ensalada pera el final. Otro consejo es sustituir las infusiones por otras bebidas más nutritivas, como zumos o batidos de leche y frutas.

4. Elaborar una dieta variada

Para evitar el aburrimiento en las comidas, una buena idea es elaborar una dieta variada a lo largo de la semana. Combinando sus alimentos favoritos con los más energéticos y ricos en nutrientes de forma original, evitaremos que caiga en la monotonía. Otro aspecto que ayuda a prevenir la falta de apetito en los ancianos es la presentación. Un plato presentado de forma atractiva y cuidada es mucho más apetecible.

5. Limitar la fibra y los líquidos

El objetivo de esta medida es evitar la saciedad. Los alimentos ricos en fibra tienen un elevado poder saciante. Los líquidos se deben tomar entre 30 y 60 minutos antes o después de comer. Durante las comidas, beber agua durante también produce sensación de saciedad, por lo que no es lo más aconsejable para la falta de apetito en ancianos.

6. Otros consejos

Además de lo anterior, para prevenir la pérdida de apetito en las personas mayores se deben evitar los alimentos muy calientes. Los alimentos templados sacian menos y se toleran mejor. Por otra parte, caminar a diario y hacer ejercicios suaves ayuda a estimular el apetito.

Con todo, si persiste la pérdida de apetito en las personas mayores, conviene consultar con un experto en nutrición que pueda determinar si hay causas subyacentes o si es recomendable recurrir a un complemento dietético que garantice la adecuada ingesta de nutrientes.

3 comentarios sobre “¿Cómo tratar la pérdida de apetito en personas mayores?

  1. Buenas

    Estuve leyendo tu artículo y hay muchas cosas que no conocía que me has enseñado, esta espectacular..
    te quería agradecer el tiempo que dedicaste, con unas infinitas
    gracias, por preparar a gente como yo jijiji.

    Besos

  2. mi mama tiene problemas con las comidas dia de por medio., un dia come al dia siguiente no le apetece nada.
    sin embargo voy a tomar en cuenta sus sugerencias para ver si le funciona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *