Cómo superar el duelo por la muerte de un ser querido

Cómo superar el duelo por la muerte de un ser querido

La pérdida de un ser querido es una de las situaciones más dolorosas a las que todos debemos enfrentarnos en algún momento. Tras la muerte de una persona a la que nos sentimos muy unidos es normal es sentirse triste y con sensación de vacío.

Aun así, cada persona lo vive de manera diferente, con mayor o menor intensidad y con distintas formas de manifestarse. En cualquier caso, todos pasamos por un proceso de duelo hasta que superamos la pérdida y la asumimos como parte del ciclo de la vida.

Sin embargo, por muy claro que tengamos que la muerte es un hecho natural y que, por razones biológicas, es normal que nuestros mayores mueran antes que nosotros, superar la muerte de un ser querido es un proceso muy duro. Nadie está preparado para un momento así. Durante los primeros días, casi nos parece sentir su presencia o escuchar su voz hasta que, poco a poco, asumimos que ya no estará más junto a nosotros. Cada persona necesita un tiempo propio para vivir el duelo por la pérdida.  

El duelo es un proceso normal, de intensidad y duración variable, que cumple una función adaptativa. Vivir el duelo nos ayuda a asimilar la pérdida de un ser querido. Puesto que se trata de un proceso normal, que requiere su tiempo, no conviene que tratemos de superarlo a toda prisa.

Algunas personas se preguntan cuánto tiempo es necesario para superar la pérdida de un ser querido. Como ya hemos adelantado, no hay un plazo exacto. La duración del proceso de duelo depende de cada uno.

Las fases del proceso de duelo

En términos generales, se necesitan entre seis y veinticuatro meses para superar la muerte de una persona cercana. En este tiempo, se pasa por varias fases, que explicamos a continuación.

1. Fase de negación

En los primeros instantes, la persona tiende a pensar que lo que está sucediendo no es real, que es una pesadilla de la que va a despertar. Esta fase necesita de un tiempo hasta que se comienza a asimilar la realidad.

2. Fase de ira

Una vez que asumimos que la pérdida del ser querido es real, comienza una fase de enfado hacia nosotros mismos, hacia los demás o, incluso, hacia el fallecido. En estos momentos, conviene desahogarse y no tratar de reprimir los sentimientos. Realizar algo de actividad física o practicar relajación puede ayudar a canalizar esa ira. Algunas personas optan por escribir una carta al fallecido.

3. Fase de negociación

En esta fase del proceso de duelo se suele volver al pasado una y otra vez pensando en lo que podríamos haber hecho para evitar la muerte de ese ser querido. Para superar esta etapa conviene mantener la mente ocupada y lejos de pensamientos cargados de culpabilidad.

4. Fase de depresión

Cuando comenzamos a comprender que la persona no volverá a estar junto a nosotros, comienza una etapa en la que nos invade un profundo sentimiento de tristeza, que puede llegar a convertirse en depresión si se alarga demasiado en el tiempo. Impotencia, miedo a afrontar el futuro, dolor y enfado son algunos de los sentimientos más habituales en esta fase. Aunque resulte duro, pasar por estos momentos es necesario para superar el duelo por la muerte de un ser querido.

5. Fase de aceptación

Una vez que reconocemos la realidad, comenzamos a adaptarnos a la nueva situación. Cuando llegamos a la fase de aceptación empezamos a retomar nuestra rutina sin sentimientos de culpa o de enfado. Es el momento en el que asumimos que la muerte es una parte más del ciclo de la vida.

Aunque es necesario vivir el proceso de suelo para superar la pérdida de un ser querido, siempre hay cosas que podemos hacer para que este tiempo sea lo más liviano posible.

Consejos para superar la pérdida de un ser querido

La mayoría de las personas puede superar la pérdida de un ser querido en un período de tiempo razonable gracias a nuestra capacidad de adaptación. Sin embargo, a algunas personas les cuesta más vivir el duelo y no consiguen continuar su actividad cotidiana con normalidad. Cuando el duelo es complicado puede resultar de ayuda acudir a un psicólogo que nos dé las pautas para no quedar atrapados en una de las fases del duelo.

Las personas que están pasando por un proceso de duelo pueden utilizar algunas estrategias para lidiar con la situación y avanzar en la superación de la pérdida:

  • Hablar sobre la pérdida del ser querido con amigos y familiares ayuda tanto a aceptar el hecho como para recordar a la persona fallecida desde la añoranza y no desde la ira.
  • No tratar de negar los hechos, puesto que esto puede conducir al aislamiento y a quedarnos atrapados en la depresión o la tristeza. Conviene apoyarse en el círculo más cercano.
  • Aceptar los sentimientos es parte del proceso. Es normal sentir tristeza, rabia y frustración. Reprimir las emociones después de la muerte de un ser querido no es saludable. Conviene canalizarlas de la mejor manera posible.
  • Cuidarse a uno mismo después de la pérdida de un familiar, tratando de seguir con nuestra rutina (comer, descansar, arreglarse) ayudará a superar la muerte. Es recomendable hacer algo de ejercicio o dar paseos para no quedarse encerrado en casa ni aislarse de los demás.
  • Cuidar de otras personas que nos necesitan o de nuestros animales de compañía conseguirá que nos sintamos mejor con nosotros mismos.
  • Recordar a la persona fallecida, contar anécdotas o conmemorar días significativos son algunas formas de mantener a nuestro ser querido en la memoria de una forma grata.

Recuerda que cada persona necesita un periodo de tiempo para superar la muerte de un ser querido y que la intensidad de las vivencias varía mucho según las circunstancias y la personalidad de cada uno. Si te sientes abrumado por tus emociones y no consigues avanzar en el proceso de duelo, un psicólogo te puede ayudar a trabajar tus sentimientos para salir adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *