Síntomas de un derrame cerebral en personas mayores

Síntomas de un derrame cerebral en personas mayores

El derrame cerebral o ataque cerebral es la tercera causa de muerte en el mundo y una de las causas más frecuentes de invalidez grave en personas mayores. La medicina ha avanzado ampliamente en los últimos años desarrollando tratamientos que pueden paliar las consecuencias de un derrame cerebral.

Sin embargo, la primera hora después de sufrir un ataque cerebral es vital para prevenir la invalidez. Por ello, resulta vital conocer e identificar los síntomas de un derrame cerebral para acudir al hospital lo antes posible.

¿Qué es un derrame cerebral?

Un accidente cerebrovascular, que es el nombre clínico con que se denomina al derrame cerebral se produce cuando se da una alteración en el flujo de sangre hacia el cerebro. La zona afectada del cerebro deja de recibir oxígeno, con lo que las células comienzan a morir. De ahí, la importancia de actuar con la máxima rapidez ante los primeros síntomas de un derrame cerebral en un anciano.

Existen dos tipos principales de accidentes cerebrovasculares:

  • Isquémico. Este tipo de ataque cerebral es causado por un coágulo que obstruye uno o varios vasos sanguíneos en el cerebro. La inmensa mayoría de los accidentes cerebrovasculares que se producen son de tipo isquémico.
  • Hemorrágico. Es el conocido como derrame cerebral. Se produce a causa de la ruptura de un vaso sanguíneo en el cerebro, que causa un sangrado o hemorragia. En torno al 20% de los accidentes cerebrovasculares son hemorrágicos.

Aunque el derrame cerebral se produce, como su nombre indica, en el cerebro, sus consecuencias pueden afectar a todo el organismo. Los efectos de un derrame cerebral en las personas mayores pueden ser leves, moderados o severos dependiendo de la intensidad y de la zona del cerebro afectada. Las consecuencias pueden incluir parálisis, problemas cognitivos, del habla, de visión y de coordinación motora.

Cuanto más tiempo dura la interrupción del flujo sanguíneo hacia el cerebro, mayor es el daño que se produce. Por tanto, cada minuto cuenta cuando un anciano está sufriendo un derrame cerebral. La atención inmediata puede salvarle la vida y aumentar sus posibilidades de recuperación.

Las causas del derrame cerebral

Un derrame cerebral se puede producir sin una aparente causa. Esto se debe a que existen factores de riesgo que no podemos controlar, por lo que cualquier persona es susceptible de padecerlo.

Aun así, conviene conocer cuáles son estos factores de riesgo, ya que nos pueden servir para estar prevenidos ante una señal de un posible derrame cerebral en un anciano:

  • La edad. Es uno de los factores de riesgo más importantes. Por este motivo, los ancianos son más propensos a sufrirlo.
  • El sexo de la persona. Los hombres son más propensos a los ataques cerebrales que las mujeres.
  • Los factores genéticos. Si existen antecedentes familiares de derrame cerebral se puede ser más propenso a sufrir uno.
  • Ciertas enfermedades. Enfermedades como el cáncer, la artritis o las relacionadas con el riñón incrementan las posibilidades de sufrir un derrame cerebral.
  • Problemas cardíacos. Se calcula que tener el corazón muy débil o sufrir fibrilación auricular (latido irregular del corazón) es la causa del 15% de los derrames cerebrales.
  • Arteriosclerosis. Las personas con hipertensión, diabetes o altos niveles de colesterol son más propensas a sufrir arteriosclerosis o endurecimiento de las arterias, lo que aumenta el riesgo de derrame cerebral.

Señales de un derrame cerebral

Uno de los peligros del derrame cerebral es que la persona que lo está sufriendo puede no darse cuenta de ello. Además, quien está junto a un anciano en esas circunstancias puede pensar que, simplemente, se encuentra algo confuso, lo que puede ser algo normal por la edad o si sufre algún otro trastorno.

Es vital conocer los síntomas de los derrames cerebrales en las personas mayores para poder actuar con la máxima celeridad y limitar el daño. Los más frecuentes son los siguientes:

  • Adormecimiento repentino en la cara, el brazo o la pierna. Hay que poner especial atención si se produce en un solo lado del cuerpo.
  • El anciano se siente confundido y tiene dificultades para hablar o entender lo que le dicen de forma súbita.
  • Dificultad para ver con uno o ambos ojos.
  • Dificultad para caminar, pérdida del equilibrio o de la coordinación y sensación de mareo.
  • Repentino dolor de cabeza intenso y sin causa aparente.

El siguiente test es muy sencillo pero puede ser de gran ayuda para detectar un derrame cerebral en personas mayores:

  1. Pide al anciano que sonría. Si solo puede hacerlo con un lado de la cara es una señal de alarma.
  2. Pídele que levante ambos brazos. Observa si tiene dificultades para hacerlo con uno de ellos, pues es otro signo de alarma.
  3. Finalmente, pide a la persona mayor que diga su dirección, su nombre y apellidos o que repita algunas palabras. Si habla muy despacio, no vocaliza o no puede recordar, es otro indicador de peligro.

Presentar tan solo uno de los síntomas anteriores es motivo de alarma suficiente para llamar a emergencias. Como ya hemos comentado, la atención en la primera hora es vital para que evitar daños irreversibles.

¿Cómo prevenir un derrame cerebral en ancianos?

La prevención y la vigilancia son las mejores formas de evitar un derrame cerebral en personas mayores. Por otra parte, dejando a un lado los factores de riesgo que no podemos controlar, como la edad o la genética, conviene cuidar los factores de riesgo que sí se pueden modificar. Son los siguientes:

  • Colesterol. El consumo excesivo de grasas puede llevar elevar peligrosamente los niveles de colesterol. Por otro lado, la edad puede influir en que el nivel de colesterol se eleve de forma natural. Debemos controlar que las personas mayores se mantengan en unos niveles inferiores a 200 mg/dL.
  • Obesidad. La obesidad tiene consecuencias importantes en la calidad de vida de las personas mayores por muchos motivos. El riesgo de derrame cerebral es uno de ellos por lo que lo más recomendable es seguir una dieta equilibrada y hacer algo de ejercicio suave.
  • Escasa actividad física. El ejercicio es una forma sencilla de prevenir un derrame cerebral. Si el anciano no está inmovilizado es conveniente que salga a pasear todos los días.
  • Ansiedad o estrés. Vivir con angustia permanente incrementa el riesgo de un derrame cerebral. Debemos procurar que las personas mayores vivan lo más relajadas posible, evitando las situaciones que las alteren.

El tabaquismo, la diabetes y la hipertensión son también factores de riesgo que aumentan las posibilidades de un derrame cerebral en personas mayores.

Teniendo bajo control todos los factores de riesgo mencionados y prestando atención a posibles síntomas, podremos prevenir de forma activa un derrame cerebral en un anciano.

6 comentarios sobre “Síntomas de un derrame cerebral en personas mayores

  1. Mi padre sufrió 3 derrames. Dice el neurologo que de repente le dio, o bien cuando se le detecto la tiroides. Él ya no va a recuperarse ni valerse por si mismo creo

    • Quisiera saber tengo a mi papa con derrame cerebral hace más de un mes el mueve los brazos y bostesea mueve los ojos será que hay esperanza

  2. Mi madre tiene 96 Años hace un mes sufrió derrame cerebral me comentó el Neurocirujano que tiene probabilidad de vida de 0 a 10 7 de vida y 3 de factores de riesgo en la cirugía sus comentarios por favor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *