Consejos para prevenir la depresión en adultos mayores

¿Notas que, desde que se jubiló, tu padre está decaído y sin ganas de contarte sus batallitas? ¿Tal vez tu madre no duerme bien y parece que ha perdido el apetito? No queremos alarmarte, quizá estos consejos que vamos a darte para prevenir la depresión en adultos mayores no son para ellos, pero igualmente te recomendamos que no les quites ojo. No es fácil detectar la depresión en la tercera edad.

Toda la vida trabajando, cuidando de los hijos y esperando jubilarse para poder disfrutar de más tiempo libre, pero la vida a veces trae consigo sorpresas… Envejecer no es fácil y cuando nos hacemos mayores sufrimos cambios físicos, hormonales, emocionales y de rutina.

Desde padecer una enfermedad grave, como cáncer, Alzheimer o demencia senil, hasta tener que trasladarte a una residencia porque los hijos no pueden hacerse cargo de ti. Estos cambios son solo algunos factores de riesgo que hacen que los adultos mayores puedan sufrir depresión.

En Joyners nos preocupamos por el bienestar emocional de la tercera edad y queremos darte algunos consejos para ayudarte a prevenir la depresión en adultos mayores.

Cómo prevenir la depresión en adultos mayores

Con apoyo y comprensión familiar

La familia es clave para el adulto mayor en esta etapa de su vida en la que se suele sentir vulnerable, limitado y dependiente. ¡Escúchalo, trátalo con cariño y muchísimo respeto!

Muchas personas mayores suelen mostrar irritabilidad y malhumor, pero piensa que es su manera de llamar la atención. En realidad, están reclamando cariño.

Si vives con una persona mayor en casa, intenta pasar tiempo con ella y que note que para ti es importante. Hacerla sentir ilusionada y motivada es básico para vivir la vejez con naturalidad y buen humor.

Si tienes horarios de trabajo imposibles y dedicarle ese momento a tu familiar mayor no resulta sencillo, ¿por qué no acudir a cuidadores profesionales? Ellos cuentan con una amplia experiencia y saben cómo dar la mejor asistencia socio-sanitaria a la tercera edad.

Manteniendo el contacto con otras personas mayores

Por desgracia, muchos mayores llegan solos a la vejez. Han perdido a su cónyuge y, probablemente, a familiares cercanos. Tienen a sus hijos, pero ellos ya tienen su propia familia y obligaciones. Se sienten solos, ¿y quién no se sentiría solo?

Está demostrado que relacionarse con otros adultos mayores es altamente beneficioso para su salud emocional. Se hacen compañía mútuamente y, además, se dan cuenta de que comparten inquietudes, sentimientos y problemas. No están solos.

En el caso de una persona que no pueda salir de casa, siempre puede recurrir a servicios de compañía a domicilio, con cuidadores que saben cómo estimular sus sentidos y prevenir la depresión en los ancianos.

¡La soledad es muy peligrosa!

Realizando actividades lúdicas

Para combatir los síntomas de la depresión, es muy aconsejable que el anciano participe en actividades de ocio, como pueden ser talleres de jardinería, costura, manualidades, pasatiempos, ejercicios de memoria… Cualquier actividad que favorezca su estimulación sensorial, emocional y mental.

En Joyners, por ejemplo, utilizamos la musicoterapia para mantenerlos física y mentalmente activos. La música nos emociona, estimula la memoria, la creatividad, es relajante, ayuda a coordinar los movimientos y mejora el estado de ánimo. Si te apetece profundizar en el tema, te recomendamos que leas este artículo publicado recientemente en nuestro blog.

Practicando ejercicio físico

Aparte de los talleres y actividades para estimular la mente, está demostrado que practicar ejercicio físico dos o tres veces a la semana ayuda a levantar el ánimo, además de mejorar el flujo sanguíneo. Mientras hacemos deporte se liberan endorfinas y nos sentimos relajados y con una agradable sensación de bienestar.

Si tienes un adulto mayor a tu cargo, asegúrate de que salga a dar un paseo o a nadar de vez en cuando y, si corre el arte por sus venas, ¿por qué no apuntarlo, por ejemplo, a clases de baile en un centro cívico?

Prevenir la depresión en adultos mayores

Con una buena alimentación

Hay una serie de alimentos que, por sus componentes y propiedades, pueden prevenir la depresión en adultos mayores. Por ejemplo: el pescado azul, la avena, el arroz integral y la fruta rica en vitamina C como el limón, la naranja y el kiwi. También es muy beneficioso añadir jengibre en nuestros platos, pues ayuda al cerebro a liberar endorfinas.

No hay que tomárselo a broma… Ya sabes, “somos lo que comemos”.

Tomando el sol y riendo

Ahora que hace buen tiempo, hay que aprovechar y convencer a las personas mayores para que salgan a dar un paseo, preferiblemente por zonas verdes y soleadas. ¿Sabías que los rayos ultravioletas que absorbe nuestro cuerpo hacen que aumente la producción de serotonina, uno de los neurotransmisores de nuestro cerebro que mayor influencia tienen en nuestro estado de ánimo? ¡A cargar pilas y plantar cara a la depresión con una buena dosis de sol! Eso sí, siempre con precaución.

Y siempre, siempre, intenta que no falte el buen humor. La risa es esencial para mantener un estado de ánimo positivo, independientemente de la etapa de la vida en la que nos encontremos. ¿Hay algo más económico y fácil?
Como decíamos al principio, lo más importante es mantenerse cerca de nuestros mayores para prevenir la depresión pero, al menor síntoma de tristeza, ansiedad, desmotivación, baja autoestima, disminución de las funciones psíquicas, debes acudir a un especialista.

No tienes por qué hacerlo tú solo. ¡Déjate ayudar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *