Padre no hay más que uno: 20 situaciones que sólo habrás vivido con él

Felicidades papá, hoy es tu día.

Y mañana. Y pasado. Y también lo fue ayer. Pero hoy lo marca el calendario, es el Día del Padre, así que no vamos a perder la oportunidad de rendirles un homenaje a todos aquellos que nos han ayudado a crecer como persona. Así que hemos decidido poner en marcha un concurso genial que, además, ¡finaliza mañana! ¿Quieres participar? No te llevará más de 1 minuto.

  • Entra en http://bit.ly/1pomaNd
  • Cuéntanos: ¿cómo sería tu cuidador ideal?
  • Intenta no morderte las uñas por la impaciencia porque el lunes anunciaremos al ganador del bono de 25 horas de asistencia a domicilio gratuitas.

Pero además, el equipo de Joyners no hemos querido perder la oportunidad de reunirnos y rememorar las mejores y más curiosas situaciones que vivimos junto a nuestros padres..¿Quieres contarnos la tuya? Tuitea en @somosjoyners con el hashtag #MiPadreMe… y verás cómo no puedes evitar sonreír al rememorar todo lo que tu padre hizo contigo

Aquí van algunas perlas…

1. Cuando tenia 5 años, mi padre me propuso algo que nunca habría hecho mi madre. Me dijo que si en un día conseguía montar en bici, al día siguiente me compraría una mini moto de cross. Así lo hice, y al día siguiente, apoyada en el porche, estaba mi moto.

2. Durante los 3 años que fui socia del Real Club Deportivo Mallorca, mi padre me acompañó cada domingo al campo: era igual si nevaba, diluviaba o hacían 40 grados. ¡Ahora me pregunto quién acompañaba a quien!

3. Mi padre me introdujo en el mundo de los vinos. Cada vez que íbamos a un restaurante obligaba al camarero a quedarse 1 minuto esperando mientras él cataba el vino.

4. Recuerdo que el primer día que fui a jugar al parque solo me ensucié de arriba a abajo. Cuando llegué a casa, mi padre me miró y me preguntó: ¿te lo has pasado bien? Mientras, mi madre me chillaba: ¡¿qué has hecho con la ropa?!

5. Cuando empecé a salir de fiesta, mi padre me vino a buscar más de una vez. Lo recuerdo esperándome dentro del coche, con el pijama y con cara de resignación. Pero nunca se quejó (bueno, no mucho).

6. Mi padre fue el culpable que despertó mi pasión por la ternera. Él me descubrió los entrecots, los steak tartars y los choricitos criollos. Ciertamente, marcó un antes y un después en mi vida.

7. Mi padre jugó conmigo miles y miles y miles de horas.

papa playa

8. Mi padre me enseñó que, cuando él se enfadaba, es porque de verdad se me había ido de las manos. Temblaba cada vez que lo veía serio y con cara de pocos amigos.

9. En verano daba igual si el agua de la piscina estaba helada, él siempre se metía conmigo para jugar a «Tiburón».

10. Cuando era pequeña y me iba de excursión con mis padres, el camino de vuelta lo pasaba encima del cuello de mi padre. No falló en ninguna ocasión ¡Pobre Luis!

11. Mi padre me llevó por primera vez a visitar el Camp Nou y me explicó lo que era un fuera de juego. Nunca podré olvidar ese día.

niño barça

12. A mi padre siempre le daba igual que me quedara hasta tarde viendo la tele porque la veíamos juntos. Si estaba mi madre disimulaba y me enviaba a dormir, pero en verdad teníamos un pacto secreto.

13. Vivo lejos de casa y siempre tengo que buscar vuelos baratos para poder visitar a mis padres. Normalmente siempre vuelvo con el primer avión de las 6.30 am. Y mi padre siempre se levanta a horas intempestivas para acompañarme al aeropuerto y despedirme. No ha fallado ni una sola vez.

14. Mi padre quiso enseñarnos a pescar a mi y a mi madre. Se pasó el día clavando los gusanos en el anzuelo porque a las dos nos daba asco, pero no se quejó ni un solo segundo. De hecho, fuimos tres veces más ese verano.

15. Mi padre me enseñó a montar en bicicleta durante tres días seguidos, sin perder la paciencia en ningún momento (él, porque yo a las 2 horas estaba harta).

nena bici

16. Mi padre se levantaba cada mañana cinco minutos antes que yo para prepararme un capuchino. Día sí, día también, nunca fallaba.

17. ¿Quién no se ha afeitado junto a su padre con la cara llena de espuma y la tapa de la Gillette puesta? Yo sí.

18. Un fin de semana subí con mi padre y mi hermano a esquiar. No sé cómo me vistió mi padre, pero a los 10 minutos estaba congeladísimo. Su solución fue llevarme al bar corriendo y ponerme 30 minutos debajo del secamanos. Vino hasta el dueño del bar para ver qué pasaba.

19. Mi padre me enseñó a encender una barbacoa sin pastillas ni queroseno. Estuvimos cada fin de semana zampando barbacoas.Estos 5 quilos de más que tengo se los debo a él (¡y qué gusto!).

20. Mi padre me enseñó el valor de la paciencia. Ahora mismo, le debo mucho. Si alguna vez lees esto, ¡GRACIAS PAPÁ!

 

Artboard 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *