El cohousing

Cohousing un tipo de vivienda colaborativa en las cuales los propios residentes son los que se encargan de el buen funcionamiento del vecindario, es decir, las personas que habitan en ellas se comprometen a vivir en una comunidad. En este tipo de viviendas colaborativas todos los vecinos  participan en la convivencia común y animan a que esto sea así, y de esta forma facilitar el contacto social entre todos los miembros que forman parte de ella.

Además, todas y cada una de las actividades son reguladas por la comunidad, es decir, no existe una economía común, ya que se determina la forma de reparto de ingresos, y por lo tanto se trata de una comunidad que va más allá del cohousing.

La participación de los vecinos de una vivienda colaborativa, es una forma de unirse comprometiéndose voluntariamente, ya que construir una buena comunidad y que tenga un buen funcionamiento, es una tarea que requiere esfuerzos. En un cohousing nadie esta forzado a participar en una actividad concreta, sino que los vecinos participan en su propia voluntad, dependiendo de sus circunstancias personales y sus capacidades.

Este tipo de comunidades están formadas por unos 20- 30 hogares, que se distribuyen, normalmente alrededor de un patio abierto. Dentro de cada casa particular, disponen de una cocina propia, salón comedor, etc., junto con amplios espacios comunes como serían jardines, biblioteca, talleres, espacios para los niños.

Todas y cada una de los individuos que forman parte de una vivienda colaborativa, desarrollan diversas actividades comunes, como por ejemplo comidas en la vivienda común.

La idea de la vivienda colaborativa surgió a finales de la década de los 60 en Dinamarca, y más adelante se fue extendiendo por todo el norte de América, siendo muy común en Canadá y Estados Unidos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *