Demencia y cuidadores: 3 situaciones reales

Hoy os traemos un artículo del blog Alzheimer’s Reading Room, una pieza dedicada a los cuidadores de enfermos con demencia. Está escrito por Bob DeMarco, fundador de Alzheimer’s Reading Room y un experto en el campo.

Desde la Asociación de Alzheimer definen la demencia como «un término general que describe un deterioro de la capacidad mental, lo suficientemente grave como para interferir en la vida diaria». Es por esto que en Joyners hemos entrado de lleno en el mundo senior para intentar aportar nuestro granito de arena en este tipo de situaciones, que os explicamos a continuación.

Algunos datos curiosos

  • España es el tercer país con más personas que sufran algún tipo de demencia.
  • «Las mujeres por encima de los 55 años tienen el doble de riesgo de riesgo de padecer demencia respecto a los varones» (Impacto social de la enfermedad de Alzheimer y otras demencias).
  • La demencia es la enfermedad que provoca más dependencia en términos generales.

Existen tres situaciones generales que afectan la relación entre cuidadores, pacientes con demencia y el resto de amigos y familiares. Éste es un artículo personal del autor, con el que algunos podrán sentirse familiarizados e incluso identificados, mientras otros habrán vivido situaciones totalmente opuestas. Si queréis contarnos vuestra historia, podéis enviarnos vuestras experiencias en [email protected] y os escucharemos encantados.

«No sé cómo lo haces»

Quizás una de las frases más oídas para muchos de los cuidadores. Muchos de nuestros amigos o familiares se asombran de cómo podemos estar día tras día ayudando y cuidando de nuestro ser querido, las 24 horas de la semana.

El autor reflexiona: si ves que es tan difícil, ¿por qué no me echas una mano? Ya que para algunas personas no es fácil pedir ayuda, los familiares y amigos deberían estar muy atentos a sus amigos cuidadores.

Tampoco es fácil entender la complejidad de la situación que viven los cuidadores de personas mayores, tanto a nivel físico como a nivel psicológico. Pero vale la pena hacer un esfuerzo para ayudarlos, ya que lo necesitan de verdad.

«Parece que está bien»

DeMarco arroja luz a otra situación muy habitual cuando un ser querido sufre demencia. Al llamar alguien externo y hablar con el enfermo, nos dice: ¡oye, si parece que esté muy bien! Y tú no sabes qué contestar porque ambos habéis pasado un día muy difícil, tu ser querido no ha querido cooperar y estáis agotados.

En cambio, cuando ha cogido el teléfono para hablar con otra persona ha sido totalmente encantador. Porque la demencia es así, y nunca sabes cómo puede reaccionar. Y tú te sientes impotente y triste, porque para ti ha sido difícil, pero sabes que aún es peor para aquel que sufre demencia.

«Él/Ella actúa normal»

¿Alguna vez te has sentido totalmente desconcertado cuando tu ser querido que sufre demencia se comporta totalmente normal enfrente de otros, mientras que contigo a menudo pasa de un extremo al otro?

Por ejemplo, vais al médico -tras muchísima resistencia-, y cuando el médico pregunta cómo va todo, tu ser querido responde que se encuentra perfectamente. Pero tú sabes que no es así, que no se encuentra perfectamente. Y no entiendes a qué viene esa respuesta.

***

¿Alguna vez os habéis sentido así? ¿Habéis vivido otro tipo de experiencias y queréis compartirlo con otros? Podéis escribirnos a [email protected] y os escucharemos encantados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *