Cuidado-de-la-piel-de-las-personas-mayores-en-verano

10 Consejos para el cuidado de la piel de las personas mayores en verano

¡Por fin ha llegado el buen tiempo! Y de qué manera… El sol aprieta y hay que prevenir y protegerse de sus efectos. ¿Sabemos qué medidas tomar para el cuidado de la piel de las personas mayores, sobre todo ahora en verano?

No es ningún descubrimiento novedoso que el sol es el mayor enemigo de nuestra piel. Por eso, todos tenemos que protegerla y cuidarla frente a los rayos UV todo el año, pero más aún en las épocas estivales.

Conforme vamos envejeciendo, nuestra piel se vuelve más frágil, sensible y delicada. Es importantísimo ser consciente de la necesidad de un buen cuidado de la piel de las personas mayores para mantener su elasticidad e hidratación.

Porque la exposición al sol no solo genera daños o lesiones cutáneas, también hace que nuestro cuerpo pierda agua. En verano, muchos ancianos acuden al hospital por problemas de deshidratación.

Como en Joyners nos preocupamos por la salud y el bienestar de las personas mayores, hemos pensado que podía ser interesante recopilar algunos consejos para el cuidado de la piel en esta época que es especialmente propensa a sufrir daños.

Cuidado de la piel de las personas mayores en verano: 10 tips

Una buena higiene diaria

Para lavarse, tanto el cuerpo como las manos, utiliza agua tibia y jabones inodoros con pH neutro, como pueden ser los de avena, ya que son más suaves y respetuosos para la piel de las personas mayores.

Se recomienda también que sean muy hidratantes y reafirmantes para que aporten los nutrientes necesarios para el buen cuidado de la piel de los ancianos. Con el paso de los años, las células cutáneas se encogen y pierden tersura y flexibilidad.

Igual de importante es secarse bien, en especial los pliegues cutáneos.

En caso de rozaduras, utilizar cremas de protección de rápida absorción

Hay que evitar frotar la piel si ya se ha producido una rozadura o herida, ya que podríamos aumentar la lesión o dolencia.Como hemos dicho antes, la piel de las personas mayores es muy frágil.

Usar aceites para prevenir la sequedad

Los aceites como el de almendras poseen un alto contenido en ácidos grasos esenciales y antioxidantes. Si nos aplicamos aceite una vez al día, nuestra piel estará más hidratada y ayudaremos a prevenir la aparición de llagas  u otras dolencias causadas por la sequedad cutánea.

Beber mucha agua

Las altas temperaturas en verano hacen que perdamos mucho líquido. Tenemos que preocuparnos de que nuestros mayores tomen al menos unos 2 litros diarios, aunque no tengan sed. Si estamos hidratados por dentro también lo estaremos por fuera.

Cuidado-de-la-piel-de-las-personas-mayores-en-verano

Una buena nutrición

Pasa lo mismo con la comida. Es esencial consumir alimentos ricos en antioxidantes (vitaminas A, C y E, y el selenio) para mantener el cuerpo y la piel constantemente hidratados. ¿Y dónde los encontramos? Pues en la fruta y las verduras frescas.

Se recomienda ingerir unas 5 raciones de frutas y verduras al día. Además de aportarnos un extra de hidratación, ralentizan los signos naturales de la edad como las arrugas.

Tomar el sol con moderación

Es beneficioso que los ancianos vayan a la playa a tomar un ratito el sol, porque les aporta vitamina D, pero ¡nada de ir a las horas de más calor, como pueden ser entre las 10 y las 7 de la tarde!

Utilizar protector solar

Y, totalmente obligatorio, si se va a la playa o simplemente se sale a la calle, aplicarse cremas solares con una fotoprotección por encima del SPF 15 cada 2 horas aproximadamente. La incidencia solar en la piel de las personas mayores es muy negativa y puede causar dermatoporosis o envejecimiento de la piel. Según estudios, los primeros signos de esta enfermedad aparecen en torno a los 60 años y conviene ser precavido y hacer todo lo posible para el buen cuidado de la piel de las personas mayores.

Pasear con precaución

Si a pesar del calor, ya no hay quien se quede en casa, porque apetece socializar o juntarse con amigos, entonces intenta caminar por la sombra. Pero, insistimos, evita salir a la calle en las horas más calurosas del día.

Vestir ropa adecuada

Para cuidar la piel de los mayores conviene también utilizar ropa ligera y de colores claros que no atraiga el calor. No olvidar cubrir la cabeza con un sombrero o gorra.

Revisar periódicamente la piel

Y, aunque pueda parecer obvio, hay que examinar de vez en cuando las pecas, manchas y lunares para comprobar si han aumentado de tamaño o han cambiado de forma o textura o bien si cierta herida o úlcera no acaba de cicatrizar.

Importante: si observas algo de esto, acude al dermatólogo para que te diga cómo tratarlo y descartar que se trate de nada grave.

¿Qué te han parecido estos consejos para el cuidado de la piel de las personas mayores en verano?

Con la edad, la piel va perdiendo sus propiedades, pero has visto que está en nuestras manos ralentizar el proceso o disminuir la incidencia del sol y otros factores externos que pueden dañarla y, por consiguiente, reducir nuestra calidad de vida.

Si tienes cualquier duda o consulta sobre lo comentado en el artículo, escríbenos y nos pondremos en contacto contigo para aclararla y ampliar el tema cuanto sea necesario. En Joyners pensamos siempre en la salud y trabajamos intensamente para ofrecer la mejor asistencia socio-sanitaria a nuestros mayores.

¡Disfruta del verano, pero con los mejores cuidados!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *