Consejos para conservar la salud mental en personas mayores

Consejos para conservar la salud mental en personas mayores

Gozar de un estado de salud mental sano en la tercera edad se traduce en una mayor calidad de vida para los ancianos y en un envejecimiento más feliz. Sin embargo, existe un gran porcentaje de personas mayores con alteraciones psiquiátricas, entre las que se incluyen la depresión y la demencia, que afectan gravemente a su bienestar emocional y físico.  

Los trastornos mentales son un gran obstáculo para las personas mayores, ya que les impiden disfrutar de plenamente de esta etapa de su vida. Aunque no hay datos fiables sobre si la depresión y la ansiedad aumentan con la edad, sí se aprecia que estas enfermedades se producen más en las últimas etapas de la vida. De hecho, la depresión afecta aproximadamente a un 15% de la población mayor de 65 años. Las mujeres, las personas que viven solas y las que presentan discapacidades o enfermedades físicas son más propensas a padecer trastornos depresivos a esta edad.

Por otra parte, el aumento de la esperanza de vida influye en una mayor presencia de enfermedades crónicas como el trastorno cognitivo, la demencia y el alzhéimer. La pérdida de la memoria, las alteraciones del lenguaje, los trastornos del comportamiento y el deterioro de la capacidad para realizar actividades cotidianas merman significativamente la calidad de vida de las personas mayores.

Diagnóstico y prevención, los mejores aliados de la salud mental

Muchas veces los síntomas de los trastornos mentales pasan desapercibidos en las primeras fases, debido a que se confunden con otros problemas propios de esta etapa de la vida. Junto a un correcto diagnóstico, la prevención es una de las mejores medidas para conservar la salud mental en las personas mayores.

La salud mental de los ancianos afecta no solo a quien la padece sino a su entorno familiar y a sus cuidadores, por lo que es importante involucrarse para mantener una buena salud mental trabajando con nuestros mayores en su bienestar emocional y cognitivo.

La participación en actividades positivas contribuye a conservar la salud mental en las personas mayores y mejora su calidad de vida. Las actividades educativas adaptadas a la tercera edad sirven para que los ancianos mantengan una vida social activa, no se sientan solos y vivan un proceso de envejecimiento más saludable y satisfactorio.

Por otra parte, el ejercicio físico moderado, como los paseos, es otro de los factores que contribuye a mejorar la salud mental y a aumentar la participación social de los ancianos. La actividad física mejora el estado psicológico y reduce los síntomas depresivos. Aunque no se dispone de datos científicos, recientemente se ha observado que existe una relación entre la actividad física y una menor tasa de demencia.

Cómo ayudar a nuestros mayores a conservar su salud mental

Contribuir a conservar la salud mental en la personas mayores es sencillo si seguimos algunos consejos prácticos como los que os damos a continuación. Una buena alimentación, algo de ejercicio físico y mental y evitar el aislamiento son las claves para que nuestros mayores vivan felices y afronten esta etapa de su vida con optimismo.

  1. Ejercicios de agudeza mental. Leer, hacer sudokus o crucigramas, jugar al dominó o al ajedrez son actividades que estimulan el cerebro y favorecen la creación de conexiones neuronales. Además, sirven para evadir la mente de las preocupaciones cotidianas.

Las habilidades que no se practican se van perdiendo porque no se refuerzan las sinapsis o conexiones neuronales. Invita a tus mayores a realizar sus actividades mentales favoritas como parte de su ocio.

  1. Ejercicio físico. Tener un estilo de vida activo sirve para dormir mejor, descargar el estrés, reducir los estados depresivos y mejorar el estado de salud general (peso, colesterol, tensión arterial, circulación…), con lo que se consigue una mayor sensación de bienestar emocional.

La actividad física puede consistir en dar paseos o en acudir a clases de gimnasia para la tercera edad. Cualquier ejercicio adaptado a sus condiciones físicas beneficiará la salud mental de las personas mayores.

  1. Alimentos para el cerebro. Algunos alimentos son especialmente beneficiosos para la producción de las hormonas que favorecen un buen estado de ánimo y mejoran la salud de nuestro cerebro.

No te olvides de incluir en la dieta de tus mayores alimentos como nueces, almendras, pipas de girasol, yogur, fruta, pescado azul, té, curry, frutos rojos, cítricos, cereales integrales y hortalizas verdes.

En general, todos los alimentos ricos en Omega 3 y 6, vitaminas E, B6 y B12, antioxidantes, ácido fólico, hierro, magnesio y calcio son beneficiosos para la memoria, la concentración, el estado de ánimo y la atención.

  1. Tomar el sol. Con la protección necesaria y de forma moderada, tomar el sol aporta muchas ventajas para la salud mental de las personas mayores. Además de ser una forma de salir a pasear, el sol ayuda a fijar la vitamina D necesaria para que el calcio haga su función en los huesos. Y no olvidemos que los rayos UV promueven la producción de serotonina, esencial para el estado de ánimo.
  2. Romper con la monotonía. Uno de los principales problemas a los que se enfrentan los ancianos es la soledad y el aislamiento. Esto lleva a un estilo de vida rutinario y monótono que puede influir en un estado de ánimo depresivo.

Invita a tus mayores a participar en actividades de grupo, con la familia, con asociaciones o con amigos. Tener algo diferente que hacer, ya sea una excursión, una cena o una partida de cartas, les ayudará a apagar el televisor y romper con la rutina. Ser una persona socialmente activa es muy positivo para conservar una buena salud mental.

  1. Desarrollar la creatividad. La creatividad sirve para desarrollar la agudeza mental, por lo que es una buena forma de mantener una buena salud mental en las personas mayores.

Nunca es tarde para aprender aquello que siempre les gustó pero no tuvieron tiempo de hacer cuando eran jóvenes: escribir, pintar, hacer fotografía, punto o cualquier otra manualidad resultará muy estimulante para su cerebro.

  1. Fomentar la autonomía. Muchas personas mayores sienten que ya no sirven para nada, que no son necesarios para la familia e, incluso, que son un estorbo.

Ayudarles a mantener su autonomía dentro de lo posible es una buena forma de que se sientan útiles y autosuficientes. Incluso, pedirles ayuda para tareas puntuales que puedan realizar sin problema (ayudar con una receta de cocina, arreglar una prenda de ropa, contar un cuento a los nietos…) mejorará su estado de ánimo.

¿Qué otros consejos darías tú para cuidar la salud mental de las personas mayores?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *