caidas-en-ancianos

Caídas en ancianos: peligros, cuidados y recomendaciones

“Mi padre ha sufrido una caída, no sé cómo ha podido pasar”. ¿Cuántas veces has oído esta frase? Probablemente muchas. Las caídas en ancianos son algo habitual. Con la edad se vuelven torpes debido a la pérdida de reflejos, posibles problemas de vista o simplemente porque los músculos se deterioran y se vuelven frágiles.

Una caída en una persona mayor no es ninguna tontería. Puede tener consecuencias graves, así que conviene detectar los peligros para anticiparse y prevenir cualquier tipo de accidente.

¿Qué puede pasar si el anciano se cae? Pues que se le inflame o le duela la zona del golpe, que no pueda moverse bien, puede sufrir una lesión articular o en la piel y, en el peor de los casos, puede romperse algún hueso o perder el conocimiento.

¡Nos preocupa que esto suceda! Porque queremos que nuestros mayores vivan su vejez con la mayor calidad de vida posible. Así que hoy vamos a profundizar en el tema para detectar las causas de una caída, cómo cuidar al anciano si ha sufrido una caída y, para acabar, os daremos algunas recomendaciones para evitar accidentes de este tipo.

Consideraciones generales y prevención en las caídas en ancianos

Causas de una caída

Las caídas en ancianos pueden producirse por varios motivos:

Envejecimiento

Los años pasan factura y conforme nos hacemos mayores perdemos agudeza visual y nos cuesta caminar con la misma agilidad que antes.

Enfermedades neurológicas, cardiovasculares, musculoesqueléticas y psiquiátricas

Los ancianos que sufren alguna enfermedad de este tipo suelen ser propensos a las caídas, por lo que se recomienda un mayor control por parte de los familiares y los médicos.

Medicación

Muchas veces los ancianos deben tomarse un cóctel de fármacos que los puede dejar adormilados y perder así sus plenas facultades para reaccionar en determinadas circunstancias.

Factores ambientales

Un suelo resbaladizo, la ducha, una mala iluminación o las sillas altas, pueden convertirse en barreras arquitectónicas para una persona mayor. Debemos adaptar a sus necesidades los espacios por los que se mueven para evitar caídas en ancianos.

Cuidados para evitar caídas en ancianos

¿Qué deben hacer los familiares que convivan con una persona mayor? (Si es el caso, aprovechamos para recomendarte el artículo este post donde te damos consejos para cuidar a personas mayores en casa

Lo más importante de todo es: observar y anticiparse.

Si se percibe que el anciano está fatigado o se mueve con dificultad por la casa, ¡alerta!

Primero, conviene asegurarse de hablar con él para decirle que se tome su tiempo para descansar y aconsejarle que baje el ritmo. Muchas personas mayores no aceptan que ya no son tan ágiles como antes y se fuerzan a caminar rápido o a asumir ciertas tareas inadecuadas para su edad.

caidas-en-ancianos

Segundo, tal vez debes hacer algunos arreglillos en casa para hacerle la vida más fácil. Más adelante te damos varios consejos para evitar caídas en ancianos.

¡Y cuidado también con la medicación! Asegúrate de que no se automedica. Encárgate tú de darle la dosis correspondiente para evitar desmayos o tropiezos.

Ahora bien, a veces podemos poner todo el cuidado del mundo, pero los accidentes ocurren… No nos hemos dado cuenta y tenemos a nuestro padre tirado en el suelo. Se ha caído.

¿Sabes qué cuidados va a necesitar tras la caída?

Por un lado, terapia física, es decir, ejercicios fisioterapéuticos con los que recuperar la movilidad de la zona afectada tras la caída. Y por otro, apoyo psicológico, ya que el anciano siente que depende de otras personas para moverse y realizar tareas cotidianas. Pierde su independencia y, además, tiene miedo a volver a caerse. Esto se conoce como síndrome post-caída.

Ojalá no te veas en la necesidad, pero recuerda que en Joyners tenemos un amplio catálogo de servicios de actividad y mantenimiento activo que pueden ser muy beneficiosos en estos casos.

Recuerda que lo esencial es observar, detectar y anticiparse a los posibles peligros con los que puede encontrarse una persona mayor, que ya no camina tan ágil como le gustaría.

Recomendaciones para prevenir caídas en la tercera edad

Te estarás preguntando qué precauciones puedes tomar para evitar una caída. Nosotros vamos a darte algunas recomendaciones. ¡Toma nota!

Puede sonar exagerado, pero una casa puede ser un campo de minas para un anciano si no se toman ciertas precauciones para evitar caídas.

Queda prohibido que haya ningún cable por el suelo u objeto que entorpezca su paso, como juguetes, zapatos, papeles, cajas…

En su dormitorio, instala una lamparilla para que, si tiene que levantarse por la noche, la tenga cerca y vea bien por dónde camina. Conviene también que duerma cerca del baño.

En cuanto a la ducha, no puede faltar una barra a la altura del ombligo para sujetarse mientras se lava, adhesivos antideslizantes y una alfombrilla antideslizante debajo de la de tela.

Mucho cuidado con las sillas. Conviene que estén a una altura adecuada y, si utiliza silla de ruedas, asegúrate de que, cuando se levante o se siente en ella, esté el freno puesto.

Si es una casa de dos pisos, las escaleras deberían tener barandillas para ayudarse cuando suba y baje.

Estos son algunos consejos para la casa, pero ¿qué hacemos cuando nuestros mayores salen a la calle?

¡Nada de pasear por lugares en los que el suelo esté mojado, haya niños jugando o perros que se crucen! Evita también los bordillos y, si tienes problemas de movilidad, ayúdate con un bastón, andador o sal con la silla de ruedas.

Ahora bien, con tantas limitaciones, el anciano puede decidir quedarse en casa y no arriesgarse a correr ningún peligro. Pero no, no es buena idea, los expertos recomiendan que las personas mayores hagan ejercicios de forma periódica para mejorar la musculatura, la flexibilidad y la agilidad y, por tanto, la movilidad.

¡Acompáñalo y así no le dará tanta pereza!

Confiamos que, con estas consideraciones generales, podamos ayudaros a prevenir las posibles caídas en ancianos. En cualquier caso, si se sufre una caída, conviene ir inmediatamente al médico para que le haga un examen y confirme que no hay ningún daño. A veces el dolor puede tardar un tiempo en manifestarse, pero existe una lesión o fractura interna.

Como se suele decir, más vale prevenir que curar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *