Alimentación de los mayores en verano

Alimentación de los mayores en verano: trucos y consejos

El verano es una época delicada para las personas mayores. No solo hay que vigilar la deshidratación o los golpes de calor. La dieta de los ancianos en verano se debe adaptar a las condiciones climatológicas de esta época del año.

Las necesidades energéticas, la temperatura corporal y el calor ambiental influyen en el apetito. Sin embargo, no podemos descuidar la ingesta de nutrientes imprescindibles para el buen funcionamiento del organismo.

Durante los meses de verano, se reduce la necesidad de tomar alimentos. Esto es un recurso natural del organismo para estabilizar la temperatura corporal. No obstante, la dieta de los ancianos debe contener el aporte energético y de nutrientes adecuado.

Para facilitar la alimentación de los mayores en verano es aconsejable ofrecerles alimentos menos calóricos pero más ricos en vitaminas, sales minerales, fibra y agua. Las frutas y las verduras son la mejor opción para mantener un buen nivel de hidratación, imprescindible en esta estación, y una correcta ingesta de nutrientes.

Consejos para planificar la dieta de los mayores en verano

A la hora de planificar la dieta de los mayores en verano, lo más aconsejable es recurrir a los alimentos de temporada. Con ellos se puede elaborar una dieta rica y variada para asegurar todo el aporte de nutrientes necesario consistente en platos ligeros y apetecibles.

Algunos de los alimentos habituales en el otoño y el invierno pueden seguir consumiéndose durante la época de calor con unas pequeñas modificaciones en su elaboración. La clave está en preparar platos con pocas grasas, refrescantes y fáciles de digerir.

Hay que tener presente que la dieta de los mayores en verano no debe consistir en comer menos sino en comer diferente: se trata de ingerir menos calorías, más vitaminas y mayor cantidad de líquidos sin olvidar la fibra y las sales minerales.

Manteniendo una buena alimentación en verano se conseguirá que las personas mayores vean mejorar su ritmo intestinal, mantengan una buena hidratación y tengan el aporte de los antioxidantes naturales presentes en las frutas y verduras, que previenen frente al riesgo cardiovascular y a ciertos tipos de cáncer, como el de colon.

Alimentos recomendados para la dieta de los mayores en verano

Como ya hemos adelantado, la alimentación de las personas mayores en verano debe consistir en productos frescos, ligeros, ricos en agua y en fibra.

  • Hortalizas y verduras. Es imprescindible tomarlas diariamente. Lo más recomendable para el verano es preparar ensaladas variadas, combinando productos de la huerta como tomate, diferentes tipos de lechuga, pepino, col, alcachofa, pimiento, remolacha, zanahoria, apio, cebolla, rábano o espárragos. Las posibilidades para preparar una buena ensalada son casi infinitas, de manera que es fácil conseguir que la dieta de los mayores en verano no sea monótona.
  • Frutas. El verano es una época que nos ofrece un sinfín de frutas de temporada ricas en agua y muy fáciles de tomar. Melón, sandía, fresas, melocotones, albaricoques, ciruelas, cerezas, uva, kiwis o piña son solo algunos ejemplos. Una forma de incluir la mayor variedad de fruta en la dieta de los mayores es preparar macedonias. Por su presentación colorida y troceada resultan muy atractivas.
  • Cereales. Los cereales integrales constituyen una importante fuente de fibra y no aportan grasas, por lo que deben formar parte de la alimentación de las personas mayores, también en verano.
  • Ácidos grasos mono y poliinsaturados. Los alimentos ricos en ácidos grasos mono y poliinsaturados, como el omega 3 presente en el pescado azul o el ácido oleico del aceite de oliva y los aceites de semillas, son saludables. También es aconsejable una ingesta moderada de frutos secos oleaginosos. Por el contrario, debemos evitar en la dieta de las personas mayores los alimentos ricos en grasas saturadas, como carnes grasas, embutidos, quesos curados o leche entera.

Trucos para preparar los alimentos

Debido al calor, las personas mayores pueden mostrarse inapetentes durante el verano. Por tanto, tendremos que buscar formas de preparación atractivas y fáciles de ingerir para que tomen todos los alimentos necesarios.

A continuación, te damos algunas estrategias.

  • Evitar guisos, caldos o sopas calientes, así como fritos y asados.
  • Ofrecerles cremas o caldos fríos y ligeros, como gazpacho andaluz, vichyssoise o ajoblanco. En Internet puedes encontrar múltiples recetas con ingredientes variados para elaborar este tipo de platos.
  • Preparar ensaladas combinando verduras y hortalizas con legumbres, pasta, arroz o patata. Para enriquecerlas más se pueden añadir trocitos de pollo, atún, caballa, huevo cocido, etc.
  • Como segundo plato, ofrecer pollo o pavo a la plancha, pescado azul, jamón cocido o tortilla francesa. El objetivo es garantizar la ingesta de proteínas con preparaciones ligeras y bajas en grasas saturadas.
  • Preparar postres con base de fruta en forma de macedonia o combinadas con yogur o leche no entera. Los batidos o helados caseros y la horchata son saludables, frescos y fáciles de tomar. Además, son muy nutritivos y garantizan la ingesta necesaria de nutrientes.
  • Reducir al máximo posible el consumo de azúcares, alimentos picantes y condimentos como la sal.
  • Ofrecer abundantes líquidos: agua, zumos de frutas, infusiones, horchata o leche desnatada.
  • Poner especial atención en la prevención de intoxicaciones alimentarias con una correcta higiene y consumir siempre alimentos bien conservados, envasados o cocinados. Hay que tener mucho cuidado con las salsas y mayonesas. Los alimentos que contienen huevo pueden suponer un importante riesgo de intoxicación, que en las personas mayores puede resultar fatal. Lo más aconsejable es evitarlos durante estas fechas.

Debemos recordar que en la época estival la dieta de los mayores se debe basar en tres grupos de alimentos: frutas, verduras y mucha agua. Con estos trucos y consejos para la alimentación de las personas mayores en verano lograremos que su dieta sea variada y completa, equilibrada en nutrientes y muy sana.

Si necesitas ayuda para hacer la compra o preparar el desayuno, comida, merienda o cena a la persona (o personas) que tienes al cuidado, ponte en contacto con nosotros y pídenos nuestro servicio de ayudas para comer, cocinar y hacer la compra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *