Adapta tu hogar

A medida que envejecemos nuestro cuerpo se va deteriorando y esto se manifiesta en forma de pérdida progresiva de vista y/o oído, dificultad en la movilidad o dificultad para memorizar. Estos hechos afectan nuestra vida diaria y dificultan las acciones más sencillas y las más habituales. Así que, mientras  envejecemos, ¿por qué no organizar nuestras casas para dar cabida a nuestra realidad y poder disfrutar de esta etapa?

Para «envejecer en casa», uno debe ser consciente de la ayuda y los servicios disponibles para hacer frente con el aumento de la fragilidad o problemas relacionados con la edad de la comunidad. También pueden ser necesarios en caso de enfermedad.

Unos sencillos trucos como incorporar la memoria activa en la forma en que organizamos muebles, agregar telas suaves para amortiguar los golpes o colocar los electrodomésticos a alturas más bajas mejoraran la seguridad y funcionalidad de su casa a la vez que le facilitaran la movilidad en ella.

Aquí le dejamos unos pequeños consejos que puede aplicar a su hogar.

  1. Los enlaces a la cocina y el baño. Son las zonas más importantes de la vivienda, hay que procurar que sea de fácil maniobra.
  2. La capacidad de vivir en una sola planta es un factor clave para escoger nuevo piso o remodelar el actual.
  3. En la cocina, un menor número de armarios de pared son la clave para no realizar grandes esfuerzos y para tener mayor accesibilidad a los objetos cotidianos.
  4. Los cajones son la gran solución. Todos nos beneficiamos de llevar las cosas más cerca de nosotros sin forzar.
  5. Colocar aparatos en cómodas alturas. Es necesario poner los aparatos más utilizados en alturas bajas, teniendo en cuenta que puede haber una persona de movilidad reducida.
  6. En baños y cocinas  hay que tener en cuenta las puertas, preferiblemente que sean correderas.
  7. En el baño hay que procurar colocar barras para podernos sujetar. De esta manera podemos realizar nuestras tareas sin temor a caernos.
  8. Platos de ducha o duchas sin niveles son ideales para mantener nuestra higiene personal sin realizar grandes esfuerzos ni peligros para entrar o salir de la bañera.
  9. La grifería es recomendable que sea de tipo palanca, presión o cualquier otro tipo que no precise del giro de la muñeca para su funcionamiento.
  10. Evitar alfombras y suelos mojados para evitar caídas y facilitar la movilidad.
  11. Una correcta iluminación es imprescindible no solo para evitar tropiezos y caídas, sino también para realizar cuidados que necesitan de buena visibilidad.

Esto solo son pequeños consejos o recomendaciones para que tu hogar sea un «ageing in place» y poder disfrutarlo.

Aunque les hogares antiguos no están adaptados y requieren reformas. La concienciación de la industria constructora, incluyendo arquitectos, decoradores…, provoca que las nuevas construcciones ya empiezan a incorporar estas características desde el principio.

Es importante concienciar a la población de los problemas de movilidad y accesibilidad que afectan a nuestros séniors y que en un futuro serán nuestro problemas. También nos podemos beneficiar de la comodidad que pequeñas modificaciones en nuestro hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *